logo ft
MAGAZÍN UCRÓNICO DE LA CIENCIA Y TECNOLOGÍA DEL MAÑANA
"El hombre es mucho más complicado que su pensamiento." PAUL VALÉRY
   
 
English

Científicos japoneses consiguen transferir con éxito información de un cerebro humano a un soporte informáticoexterno


Su codificación al lenguaje binario-cuántico es fruto de muchos años de investigación por parte de investigadores nipones del Instituto Universitario Tecnológico de Nagoya

ARTÍCULO: CON LA GALAXIA A CUESTAS
ENTREVISTA: MATSUO ASHIKAGA

Transferencia  

  N6, NAGOYA, JAPÓN. 25 DE ABRIL DE 2051.

 Ise y Atsuta, los santuarios sintoístas de la ciudad japonesa de Nagoya, miran al cielo buscando a sus kami (dioses), pero bajo el crepúsculo incandescente sus habitantes retornan de una jornada tan pragmática como establece la nueva idiosincrasia nipona moderna. Todos ellos han sido testigos mudos del milagro, que parece haberse consumado. El trozo de materia más complejo del cosmos ha abierto una diminuta puerta por la que podemos asomarnos y contemplar cómo es un reducido fragmento de su interior…¡y tomar notas! Eso es lo que ha conseguido el equipo del fisiólogo y neurólogo Matsuo Ashikaga, formado casi a partes iguales por profesionales de primerísima magnitud de la medicina y de la matemática e informática avanzadas.
 
"Piense en su nombre de pila. Primero las letras que lo componen, tal como hemos ensayado.-la denominada área de Wernicke,[...] es la primera que se ilumina[...]-Muy bien. Ahora en su sonoridad en japonés, la suma de los fonemas que lo integran. Eso es. Perfecto."


 
Hablamos de recuerdos. No información cualquiera, sino remembranzas concretas de un individuo concreto, que son las que ahora yacen, duplicadas, codificadas en un soporte informático digito-cuántico. Los grandes avances en neurofisiología (el estudio del proceso electroquímico mediante el cual las neuronas reciben o trasmiten información), los nuevos algoritmos predictivos que rigen el funcionamiento del cortex, los descubrimientos orientados a la electroquinesis, el nuevo mapa cartográfico de la corteza cerebral, han sido hallazgos claves para conseguirlo. El sujeto que ha "prestado" esos trocitos de su memoria a la ciencia, responde a las iniciales J.N.D, tiene cincuenta y seis años y durante siete meses ha frecuentado camillas y electrodos del Instituto Universitario Tecnológico de Nagoya. La ciudad, ubicada en costa meridional de la isla Honshu, ha entrado en la historia de la ciencia como sede de uno de los experimentos más sobrecogedores jamás realizados y que abre un universo de posibilidades futuras que no somos capaces si quiera de imaginar.

 Es muy importante subrayar, entrando ya en materia, que la conciencia de J.N.D ha quedado indemne tras el ensayo, que él se encuentra en perfecto estado de salud y que lo que ha realizado el equipo de Matsuo Ashikaga en modo alguno se podría equiparar al concepto de transferencia y sí, de algún modo no literal, al de duplicación o copia. Es decir, que los técnicos, en el instante crucial, apuntaron la flecha de su ratón al icono de los dos papelitos solapados y no al de las tijeras. Lo cierto es que si se hubieran confundido no hubiera funcionado, la verdad. La broma puede contribuir a explicar un poco mejor lo sucedido en ese laboratorio aséptico en el que la neurofisiología y la informática se dieron la mano por una causa maravillosa. Pasemos al siguiente círculo concéntrico que nos acerca progresivamente al núcleo de lo sucedido, aunque debemos advertirles que no se hagan ilusiones: Al final del artículo no entraremos en dicho núcleo a nivel técnico por limitación neuronal manifiesta (la de ustedes, perdónenos y, por supuesto, la nuestra) porque sólo media docena de personas en el mundo serían capaces de entender realmente lo que allí sucedió. Si quieren profundizar un poco más todavía y empezar "desnudar la cebolla" les recomiendamos encarecidamente que lean la extraordinaria entrevista al "padre de la criatura", el doctor Matsuo Ashikaga realizada por nuestro director. Seguimos contándoles el "qué" y dejaremos a los expertos que descifren el "cómo".

 -Input: Piense en su nombre de pila. Primero las letras que lo componen, tal como hemos ensayado.-La denominada área de Wernicke, responsable de la interpretación sensorial del lenguaje oído, es la primera que se ilumina en las pantallas tridimensionales de los científicos-Muy bien. Ahora en su sonoridad en japonés, la suma de los fonemas que lo integran. Eso es. Perfecto.

 Al parecer ese nombre propio es el primer vocablo decodificado-codificado que viajo por los cables y se almacenó en el soporte informático (output). Los responsables de enciclopedias de todo el orbe esperan ansiosos que se desvele el nombre "J…", del sujeto, para incluirlos en sus ediciones como hito histórico en los anales de la ciencia. Los neurotransmisores (acetilcolina y la noradrenalina y toda la información que giraba en torno a ellos) terminaron su viaje metamorfoseándose, a la postre, en unos y ceros ó en espines, pasaportes imprescindibles para entrar en un soporte informático moderno. Después de los conceptos simples se pasó a los complejos. La casa de su niñez. La figura de su madre. Su viaje a la Base selenita Tranquilitatis y sus coqueteos con la Realidad Virtual Total.


 El voluntario tuvo que realizar un complejo entrenamiento, empleando técnicas orientales milenarias, en el que la concentración intensa en un sólo concepto o en una sola idea era el objetivo. J.N.D tuvo que adiestrar su mente para rescatar sus recuerdos, evocándolos siguiendo una pauta sistemática: Cronología, ubicación, descripción visual, descripción auditiva-olorosa, descripción emocional completa, interrelación con otros recuerdos, etcétera. Precisamente el componente emocional que tienen nuestros recuerdos ha sido, al parecer, uno de los caballos de batalla más complejos con los que han tenido que luchar los expertos nipones durante décadas. La desvinculación estaba descartada pues sin nuestros sentimientos el recuerdo queda "cojo". Bueno, más bien tetrapléjico.
 
¿Podremos transferir algún día TODA la información cerebral de un individuo? ¿Dónde quedará su consciencia? ¿Será posible el proceso inverso en, por ejemplo, víctimas de accidentes cerebrovasculares? ¿Será posible "insuflar" periódicamente recuerdos que pierda un enfermo de Alzheimer previamente almacenados?
 
 Decodificar-codificar ese sustrato emocional ha sido labor titánica por no decir homérica, digna de hazaña mitológica como la de los doce trabajos de Hércules. Por otro lado, desenterrar episodios muy concretos de su pasado se convirtió en su trabajo durante muchas semanas. El voluntario lo hizo siempre conectado a un aparato que grafiaba su cerebro en tiempo real, y en concreto su sistema límbico (septum, hipotálamo, tálamo, cuerpo calloso, amígdala, hipocampo y mesencéfalo), responsable de memoria, emociones y recuerdos, con técnicas mixtas de resonancia magnética, tomografías de positrones y otros procedimientos de escaneo tretradimensional. Ninguna de las preguntas de los técnicos le pillo por sorpresa al sujeto objeto del ensayo.


 Otro dato relevante: Todos los recuerdos evocados por el individuo y posteriormente almacenados en el soporte se encuadraban en los llamados de la memoria a largo plazo y situados físicamente en la corteza cerebral (y procedentes de áreas del lóbulo temporal medial). Nuestra mente es órgano plástico, es decir, cambiante, que modifica constantemente sus ramificaciones dendríticas y nerviosas; modifica, entre otras cosas y con el tiempo, el lugar donde almacena la información y, en este caso, la más antigua era la que proporcionaba a los científicos un reflejo electroquímico más nítido para la prueba. El proceso ha sido extremadamente complejo y sólo se ha decodificado-codificado la información tras numerosísimas pruebas previas en las que se determinaba, entre otras cosas, la interrelación entre recuerdos. Curiosamente todos esos ensayos previos sirvieron para desempolvar y consolidar aspectos o "fotogramas" de los recuerdos más remotos, cuya mera evocación inicial era más costosa: "Todo esto ha merecido la pena aunque solo sea por lo concerniente a 'resucitar', como nunca hubiera imaginado, mi figura materna", dijo J.N.D en su primera comparecencia ante los periodistas.

 Cómo antes decíamos el espectro de posibilidades que abre el ensayo japonés pone a prueba los senderos más remotos de nuestra imaginación: ¿Podremos transferir algún día TODA la información cerebral de un individuo? ¿Dónde quedará su consciencia? ¿Será posible el proceso inverso en, por ejemplo, víctimas de accidentes cerebrovasculares? ¿Será posible "insuflar" periódicamente recuerdos que pierda un enfermo de Alzheimer previamente almacenados? ¿Podremos exportar recuerdos, vivencias de un ser humano a otro? ¿Revolucionará el hallazgo todo nuestro sistema de aprendizaje? Esto último quizá produzca escalofrío o vértigo. Bueno, ambas cosas. Si un virtuoso pianista vuelca, de forma ordenada y paulatina, sus recuerdos de cómo fue aprendiendo su sensacional aptitud, ¿cualquiera podremos interpretar a Ígor Stravinski tras un "volcado sináptico"?

 Si Santiago Ramón y Cajal levantara la cabeza…



VISITE OTRAS NOTICIAS:

DESARROLLAN VEHÍCULO ANTIGRAVITATORIO
Vehículo Antigravitatorio
PROTOCOLO GENÉRICO PARA CASOS DE ONCOLOGÍA HEPÁTICA
L'hopital
SEÑALES INTELIGENTES PROCEDENTES DE ANDRÓMEDA
Señales Inteligentes de Andrómeda
PRIMER TRANVÍA POR LEVITACIÓN MAGNÉTICA EN ROMA
Tranvia
PAREJA DE MAMUTS CLONADOS CONCIBE UNA CRÍA
Mamuts
UNIFICADA AL FIN LA REALIDAD VIRTUAL TOTAL
Realidad Virtual Total
REDUCCIÓN DE ASESINATOS EN USA CON TÉCNICAS PRECOCES DE DETECCIÓN
Cerebro Asesino
GENERAN NUBES ARTIFICIALES SOBRE BURDEOS
Burdeos

AVISO LEGAL     VOLVER ARRIBA      ¡¡ ESCRÍBENOS UN COMENTARIO !!