logo ft
MAGAZÍN UCRÓNICO DE LA CIENCIA Y TECNOLOGÍA DEL MAÑANA
"Dios no juega a los dados"  ALBERT EINSTEIN
 
EDITORIAL TÉCNICA
 

 

 

 

 

 

 
2001:Bienvenidos a los Tiempos Futuros)
English Version

RELACIONADOS:Crítica Cinematográfica:
"El Tiempo en sus Manos/La Máquina del tiempo"

"Quizás vivimos en un universo cuadrimensional porque somos la sombra
en una membrana de lo que está ocurriendo en el interior de una burbuja"

STEPHEN HAWKING

APROXIMACIÓN TÉCNICA DEL VIAJE EN EL TIEMPO


Isaac Newton Vs Albert Einstein. El primero sostenía que sólo existe un tiempo universal, que además esta ya predeterminado. Da igual qué hagamos que el mañana está ya escrito en algún pergamino de algún dios. Se equivocaba. El genio de Ulm puso las cosas (y el tiempo) en su sitio: El futuro y el pasado ocurren síncronos en diferentes puntos del universo. El tiempo es relativo en virtud de la velocidad. Así de sencillo y complejo a la vez. No existe un tiempo universal, ningún reloj digital flotante y cosmológico que marque la hora de todo el orbe. No, no existe puesto que el paso del tiempo es subjetivo en virtud de la velocidad a la que se desplace el sujeto o entidad desde la cual lo midamos. Empecemos a hacer números. Ecuación:

Ecuación


Breve leyenda:
T'= tiempo que dura el viaje para los ocupantes de la nave
T = tiempo transcurrido en la Tierra
v = velocidad media del viaje respecto de La Tierra
c = velocidad de la luz en el vacío

Alguno puede pensar: Pero si yo no me desplazo a ningún lugar, ¿no transcurre el tiempo para mí? Error: Estamos condenados a viajar por toda la eternidad, aunque no queramos, por muy eremitas que seamos, en el espacio y en el tiempo. Todo se mueve. Las galaxias de forma centrífuga, cuyo epicentro fue el big-bang. Los sistemas solares dentro de ellas, alrededor de su centro, cual torbellino colosal. Los planetas alrededor de los soles y sobre sí mismos. Nos movemos. Inevitablemente. Nuestro sistema de coordenadas temporales es uniforme puesto que todo los que conocemos se desplaza con nosotros y los (micro)viajes que emprendemos dentro de nuestro microcosmos (la Tierra o aledaños) se realizan a velocidades irrisorias respecto la de la luz. No obstante los desfases temporales existen aunque sean casi inapreciables. Los relojes de los aviones se retrasan nanosegundos respecto de los que se hallan en Tierra. El cosmonauta ruso Serguéi Krikaliov, tras permanecer 747 días en el espacio experimentó la regresión temporal einsteniana: Para él habían transcurrido 1/50 segundos menos que para el resto de los mortales, es decir, que "viajó" al futuro a 1/50 segundos respecto del resto de la humanidad.

Por lo tanto, viajar al futuro, como pretendemos, es posible. Harina de otro costal es realizar viajes hacia al pasado, cuestión que el viejo científico etiquetaba con esa palabra proscrita para muchos idealistas: imposible. Una endeble prueba de ello es que (aparentemente) no estamos rodeados de "Humanos del Futuro" que nos estudien como curiosos entomólogos a simpáticos artrópodos. Algunos teóricos esgrimen que si se podrá alguna vez pero solo hasta el momento en que se construyera "una máquina" hacia el mañana. Umm ¿se violaría entonces las leyes de la causalidad? En ciencia, muchas veces, las certezas tienen fecha de caducidad, por lo tanto, el equipo de Tiempos Futuros disponemos de un billete al mañana sin tener resuelto nuestro regreso: No tenemos billete de retorno…de momento. No nos importa demasiado: Nos hace tanta ilusión el viaje que seremos "mártires voluntarios" de tan extraordinaria hazaña. Ah, para evitar paradojas mantendremos nuestra identidad-nuestro "cuando", en el futuro, en secreto.

Nuestra máquina del tiempo no se parece a la entrañable que usó Rod Taylor, en "El tiempo en sus manos". En aquella película una enorme rueda giratoria presidía el ingenio y quizá justificaba las teorías del matemático Kurt Gödel, y dicha estructura rotatoria pretendían (inocentemente) crear un bucle temporal por el que penetrara la nave. No. No es ético agotar la energía de todos los soles de la galaxia para conseguirlo. Nuestra máquina del tiempo es simplemente una nave espacial. Introduciendo valores en la ecuación arriba expuesta, para que transcurran 50 años en la Tierra, deberemos viajar a una velocidad media del 98,4% de c, de la velocidad de la luz, es decir, viajaremos a una media de 298.000 kilómetros por segundo, durante poco más de seis años. En el ecuador de nuestra singladura nos acercaremos a la estrella más cercana a la Tierra, Proxima Centauri (a 4,3 años-luz), pero nuestra trayectoria elíptica nos hará despedirnos de ella mucho antes de alcanzarla en nuestro afelio, o punto de máximo alejamiento de la órbita que tracemos respecto de nuestro Sol. Al regresar a "casa" de nuevo, intentaremos aterrizar clandestina y sigilosamente, si es ello posible, en ese Futuro que todavía no existe. "Perderemos" un poco más de un lustro en el viaje pero, a cambio, un futuro de casi medio siglo respecto de nuestro tiempo, se erguirá ante nosotros.

Además, aprenderemos a jugar al ajedrez a un elevadísimo nivel.

AVISO LEGAL     VOLVER ARRIBA     VOLVER AL EDITORIAL     ¡¡ ESCRÍBENOS UN COMENTARIO !!


cenefa