logo ft
MAGAZÍN UCRÓNICO DE LA CIENCIA Y TECNOLOGÍA DEL MAÑANA
"Quien pretenda una felicidad y sabiduría constantes,
deberá acomodarse a frecuentes cambios"  CONFUCIO
 
FUTURE ADVENTURES - LOS OCÉANOS DE ÍO
 
 
Future Adventures
NOVELA CORTA
Io

BREVE SINOPSIS

Estación de Origen: Ío, quinto satélite de Júpiter, usado como lanzadera, aprovechando la fuerza gravitatoria del sistema joviano. Prohibido no mirar.
Estación Destino: Mundo Verde, a 42,3 años-luz de la Tierra. Planeta terraformado parcialmente; paraíso subtropical a distancia sideral.
Viajera: Odisea Lewisburg, periodista treintañera de principios rectilíneos y pensamientos penetrantes. No implantes neuronales, ni siquiera dentales.
Objetivo: Desentrañar el misterio que 'aqueja' al 30% de los colonos, una extraña enfermedad llamada...¡felicidad!
Armas Disponibles: Tozudez en grado sumo, inteligencia oblicua, sexto y séptimos sentidos altamente desarrollados tendentes al 'deja vù'. Belleza intolerable, sonrisa invencible.
Personaje Invitado: Bertrand Russell, filósofo, matemático y premio nobel de literatura 1950.

AVISO LEGAL

"Los Océanos de Ío ",al igual que todos los relatos, microrelatos, cuentos, novelas cortas y novelas de la sección Future Adventures está debidamente registrado, sus derechos de autor protegidos, y su plagio, total o parcial, sin citar nuestra web de Tiempos Futuros, está tipificado como delito. Para cualquier duda al respecto consultar el Aviso Legal.

Los Océanos de Ío



Autor: Voyager (o no)
 
Oda a la incandescencia.

 Odisea Lewisburg contempló el infierno de Dante a través de los amplios ventanales del navío estelar. Contempló atónita como enormes géiseres ígneos de dióxido de azufre se elevaban sobre la superficie de Ío a una altura fabulosa, hasta casi fagocitarles. La periodista asistía perpleja al espectáculo atornillada en su asiento, hipnotizada por las imágenes, con sus retinas envenenadas de un universo de matices carmesí. Imposible no quedar atrapada por el ciclópeo magnetismo de su sortilegio crepitante. Wagner, como no podía ser de otra manera, era el encargado de la banda sonora, de consolidar la extraordinaria sensación dramática. La belleza salvaje del enorme volcán Ra Patera penetraba como un cuchillo afilado en lo más profundo de la mente de los colonos, con sus narices pegadas a los cristales. Aquellos océanos de lava embravecidos, no desmerecían respecto de los que inspiraron al genio de Leipzig para componer “El Holandés Errante” y otras de sus obras...



QUINTA PARTE: RESOLUCIÓN DEL ENIGMA. EPÍLOGO